Vaporizador Aromaterapia

Muchos hemos escuchado en numerosas ocasiones el uso de tratamientos de aromaterapia para cuidar nuestro cuerpo por dentro y por fuera. Precisamente por ello, en este artículo veremos en qué consiste y qué tiene que ver el uso de hierbas aromáticas en estos tratamientos corporales.

¿Qué es la aromaterapia?

El concepto de aromaterapia se utilizó por primera vez en el año 1935, cuando el químico francés René Maurice Gattefosé, comenzó a poner en práctica una terapia de medicina alternativa a la tradicional. Aunque se considere que surgió en este momento, el uso de aceites esenciales de las plantas se remonta mucho tiempo atrás, cuando culturas tan avanzadas en salud como la china, egipcia, hindú, griega o romana, ya empleaban aceites para medicina, perfumes o cosméticos. De manera que nos encontramos ante una terapia verdaderamente milenaria.

Cuando hablamos de aromaterapia, nos estamos refiriendo a una rama perteneciente a la herbolaria, en la que se emplean aceites esenciales con la finalidad de mejorar nuestra salud, tanto en el ámbito mental como en el físico. Ésta se basa principalmente, en que los aceites vegetales concentrados que se utilizan, o esenciales, no se ingieren, ya que el proceso de absorción es a través de una aplicación o inhalación por la piel.

Con la aromaterapia se promueve la sensación de tranquilidad, relajación y alegría a partir de la estimulación. Estas terapias naturales tienen efectos estimulantes, antidepresivos, inmunológicos o reparadores en nuestro organismo.

Uso de vaporizadores en la aromaterapia

El vaporizador, como ya sabemos es un aparato que se encarga de calentar las hierbas aromáticas hasta una temperatura óptima que permite que estas desprendan una serie de aromas y propiedades acompañadas de vapor. Algo que inhalaremos de una forma completamente saludable y muy agradable, ya que por su manera de funcionar, se consigue que no se desperdicie nada de su aroma y sabor.

Tipo de hierbas que se usan y sus beneficios 

Aunque las hierbas más utilizadas son el jazmín, la albahaca, de árbol de té, la rosa, así como el romero, lavanda o té, existen otras muchas hierbas que ofrecen grandes beneficios para nuestro organismo, estas son algunas de ellas:

– Lavanda:

Es la más conocida debido a su olor y a su inconfundible sabor, además de contar con propiedades muy beneficiosas para nuestro organismo.
La temperatura óptima para vaporizarla es 130 º y entre sus principales beneficios, es capaz de estimular la circulación, es un magnífico relajante muscular, antidepresivo, antibacteriano y antiséptico o carminativo.

– Bálsamo de limón

:

Esta hierba aromática se vaporiza a 142 º y es una de las más conocidas entre quienes disfrutan de la aromaterapia, ya que ofrece un olor y sabor muy agradables así como tiene efectos calmantes. Y es que, parece ser que ayuda a quien lo utiliza a conciliar el sueño, a relajar nuestro sistema nervioso así como a aliviar cualquier cefalea. Por otro lado, también estimula la circulación sanguínea y suele utilizarse como tranquilizante mezclado con manzanilla o valeriana.

– Manzanilla:

Podremos vaporizarla a 190 º y obtener muchas de sus propiedades, tales como el fortalecimiento de nuestro sistema inmune o relajación, también ayuda al descanso y promueve el sueño. Aunque es conocida por tomarse vía oral, sus beneficios al vaporizarla son más que notables.

– Té verde:

Resulta muy estimulante para nuestro organismo al vaporizarla, esto ocurre debido a que la cafeína que contiene la planta se evapora. Esta se suele vaporizar a unos 178 º, ya que es la temperatura a la que se evapora la cafeína, aunque si queremos un efecto más relajante, solo tenemos que rebajar la temperatura empleada, de manera que podremos sentir la energía de haber tomado una taza de café.

– Salvia

:

Es otra de las plantas aromáticas más utilizadas debido a su aroma inconfundible y tan agradable a menta, así como a sus beneficios. Y es que, el uso de salvia nos producirá efectos estrogénicos y antisépticos al vaporizarla a unos 190 º. Esta suele utilizarse sobre todo para aliviar los síntomas ocasionados por un resfriado, como son el dolor de garganta o la tos.

– Hierbabuena

:

Es una de las plantas más utilizadas en toda Europa, por lo que podremos encontrarla fácilmente en cualquier herbolario. Ofrece un inconfundible aroma y sabor a menta y también aporta grandes beneficios a quien la inhala. Entre los más habituales está su eficacia antiséptica, su aroma refrescante que mejora nuestro aliento, así como alivia los espasmos musculares. Esta planta vaporiza entre los 100 y 150 º.

– Romero

:

Es una de las hierbas más típicas del mediterráneo, cuyo aroma es intenso y muy empleada para infusiones también. Su aroma a hierbas dulces resulta muy estimulante y placentero y sus beneficios en aromaterapia son bien conocidos. Gracias al romero, podremos mejorar nuestra concentración, evitar pérdidas de memoria y conseguir un mayor rendimiento y atención en nuestro trabajo o estudios.

– Eucalipto

:

Por su parte, esta refrescante hierba ofrece cualidades antisépticas, de manera que conseguirá aliviar a una persona que esté atravesando  un resfriado o gripe, de la molesta congestión que sufra.

 

En definitiva, la aromaterapia es una magnífica opción para disfrutar de experiencias relajantes y muy estimulantes para nuestro cuerpo y para nuestra mente. Además, aportará grandes beneficios al organismo al ser auténticos remedios naturales contra diferentes enfermedades que podamos sufrir.

Puntuación del producto

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE

SE EL PRIMERO EN COMENTAR ACERCA DE ESTE VAPORIZADOR

Escribe tu comentario

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Si quiere saber más acerca de nuestra política de Cookies haga click aquí.

CERRAR