Marihuana Medicinal¿Qué es la Marihuana?

Probablemente la mayoría de todos vosotros sabréis que es la marihuana, pero hemos decidido empezar por lo más básico.

El cannabis, también conocido como marihuana entre otros muchos nombres, es una planta utilizada con fines recreativos y/o medicinales por poseer un efecto psicoactivo y curativo gracias a los compuesto químicos que encontramos en ella.

La marihuana es una de las plantas más consumidas del mundo debido a sus múltiples propiedades de las que hablaremos más adelante. Se trata de una combinación de hojas, semillas y brotes secos de la planta Cannabis Sativa L, una especie herbácea de la familia de la Cannabiaceae. Tiene un color entre verde y grisáceo y un fuerte olor muy característico.

Principalmente, se usa con fines recreativos, pero cada vez más vemos un aumento en su uso con fines medicinales. La marihuana medicinal se utiliza en el tratamiento de diversas enfermedades como el glaucoma, la esclerosis múltiple, el cáncer, el insomnio y el dolor crónico, entre muchas otras.

De hecho, se han llevado a cabo una serie de estudios sobre las sustancias químicas de la marihuana denominadas “cannabinoides” con resultados destacables. Estos estudios han dado lugar a la creación de algunos medicamentos que han sido aprobados por la Food and Drug Administration (FDA) como, por ejemplo, el Sativex.

¿Qué son los cannabinoides?

cannabinoides marihuana medicinal

Los cannabinoides son las sustancias químicas que encontramos en la planta del cannabis. Hasta ahora, se han identificado alrededor de 500 cannabinoides que podemos dividir en 3 tipos: los endocannabinoides, los fitocannabinoides y los cannabinoides sintéticos, que son cannabinoides diseñados en laboratorios.

Los endocannabinoides son los cannabinoides que encontramos en animales y humanos, y se encuentran repartidos por todo el cuerpo presentando un “sistema endocannabinoide”, el cual se activaría al consumir cannabis. Mientras que los los fitocannabinoides son aquellos que derivan de la planta del cannabis: el cannabidiol, el cannabicromeno, el cannabinol, etcétera.

Como hemos dicho antes, en los animales y humanos encontramos el sistema endocannabinoide. Este sistema formado por receptores endocannabinoides interviene en el aprendizaje motor, el apetito y la sensación de dolor entre otras cosas. Gracias a este grupo de receptores, formados por el CB1 y el CB2 (membranas de las células), al consumir cannabis y entrar los fitocannabinoides en nuestro cuerpo, estos receptores se activan, creando una respuesta celular que cambiará o inhibirá la actividad de la célula dependiendo de la señal recibida.

Aunque encontremos casi 100 tipos de cannabinoides en la planta, los más conocidos son: el THC y el CBD, de los que hablaremos a continuación.

Tetrahidrocannabinol, THC

El THC o Tetrahidrocannabinol es el principal compuesto psicoactivo del cannabis. Este cannabinoide es el más conocido de todos los presentes en la planta del cannabis.

Dependiendo de la planta, podremos encontrar diferentes porcentajes de THC en ella, pero normalmente suelen ser unas concentraciones entre el 0.5 y el 5%. Al consumir cannabis con contenido en THC, este provoca en nosotros una serie de síntomas como: relajación, alteración de los sentidos visuales, olfativos, auditivos y estimulación del apetito.

Cannabidiol, CBD

El CBD o Cannabidiol es otro de los compuestos químicos más famoso del cannabis.
Es uno de los cannabinoides principales de la marihuana y el principal componente de la planta, encontrándose en aproximadamente un 40% de sus extractos. Al contrario que el THC, no produce efecto psicoactivo pero sí que grandes beneficios medicinales.

El CBD tiene un efecto sedativo que inhibe la transmisión de señales de dolor y se ha demostrado que tiene efectos beneficiosos en el tratamiento de la epilepsia, síndrome de West, esclerosis múltiple, ansiedad, esquizofrenia, etcétera. A parte, se ha comprobado que puede frenar el crecimiento de células de cáncer de mama, reduciendo su efecto invasivo. Es por ello que, actualmente, encontramos una gran variedad de productos de CBD, destinados a tratamientos terapéuticos.

La manera más común de consumir está sustancia es mediante Aceite de CBD que puede vaporizarse con cigarrillos electrónicos, añadirse a comidas o tomar cómo solución oral por gotas.  También se están desarrollando todo tipo de alimentos y bebidas ricos en CBD. En algunos países como Estados Unidos, su uso está muy extendido y hay muchos estudios acerca de sus propiedades y beneficios.

 Terpenos

terpenos marihuana medicinal

Los terpenos son otros de los compuestos químicos presentes en la planta del cannabis. Estos contribuyen en gran medida al sabor, olor y color de la planta. Sus dos principales funciones son: proteger la planta frente a los animales e insectos y contra las altas temperaturas. Cuantos más terpenos contenga la planta, más olor desprende y más sabor tiene.

Además, dependiendo de la combinación de terpenos encontrados en el cannabis, este tendrá un sabor distinto. Por ejemplo: si el terpeno predominante en la planta es el limoneno, el sabor será más cítrico y si es el borneol, será fresco.

En la planta de la marihuana se encuentran alrededor de 100 terpenos diferentes, pero los que tienen más presencia son: el mirceno (lo encontramos también en el lúpulo), el limoneno (es propio de los cítricos), el cariofileno (pimienta negra), el pineno (pino), el terpineol (tila), el borneol (menta), el linalool (lavanda) y el eucaliptol (eucalipto). Como vemos, muchos de los terpenos presentes en el cannabis están en otras plantas corrientes que consumimos de forma habitual.

Al compartir estructura con los cannabinoides, los terpenos pueden crear una sinergia, participando en la variedad de efectos farmacológicos producidos por el cannabis. Cada terpeno tiene un efecto terapéutico distinto, afectando su combinación al efecto que tenga en nosotros cuando consumimos una cepa u otra. Por ejemplo, si la planta en cuestión tiene más concentración de lavanda, esta tendrá un efecto más sedativo, mientras que si su concentración tiene más pineno, esta tendrá un efecto antiinflamatorio.

Normalmente, los terpenos se extraen con la finalidad de producir los aceites esenciales de la aromaterapia. Líquidos extraído de diferentes tejidos vegetales utilizados como remedios caseros y con fines terapéuticos.

Cáñamo vs Cannabis

cáñamo cannabis

Aunque esté muy extendido que el cáñamo y el cannabis son lo mismo, no es así. Es cierto que ambas proceden de la familia del Cannabis Sativa L, pero su morfología, uso y composición son distintas por ser variedades distintas de la planta.

El cáñamo es una planta que se cultiva principalmente para la producción de materias primas como el papel, los productos textiles, los aceites, etcétera. Este se puede distinguir a simple vista de una planta de cannabis ya que suele medir de 2 a 5 metros de altura, mientras que el cannabis suele ser más pequeño y más frondoso, presentando más flores que el cáñamo.

Ambos necesitan diferentes condiciones de cultivo: mientras que el cáñamo tiene que estar al aire libre, la marihuana debe de cosecharse en sitios cerrados con una disposición a la luz, la temperatura, la humedad y el aire concreta. Por otro lado, a la hora de polinizar, las plantas de cáñamo, estas se plantan todas juntas en lugares donde haya viento para que polinicen de una forma más eficiente y haya mayor producción. En cuanto al cannabis, se tienen que separar las hembras de los machos, puesto que si están juntas se polinizan, teniendo plantas con un contenido de THC menor, menos flores y semillas en los cogollos, cosa que no quieren aquellos consumidores de cannabis.

En cuanto a nivel estructural, el cáñamo contiene un porcentaje de THC muy bajo (y más si lo comparamos con el cannabis), ya que al ser una planta con fines industriales, este tiene que tener un máximo de 0.2% de THC. Sin embargo, es cierto que desde la producción de productos de CBD, la distinción entre las composiciones de ambas plantas no está tan clara, pues ahora se produce también cannabis que contiene altos niveles de CBD y con el mismo porcentaje de THC cosa que hace que su comercialización sea legal en países de la Unión Europea.

Aplicaciones de la marihuana medicinal

aplicaciones marihuana medicinal

La marihuana tiene muchas aplicaciones medicinales que en muchas ocasiones llegan a ser más beneficiosas que algunos medicamentos de origen sintético.

El CBD, por ejemplo, va ganando terreno como terapia alternativa para muchas enfermedades por no ser adictivo, tener una eficacia demostrada y no tener un efecto psicoactivo. Enfermedades que aún no tienen tratamiento o que los tratamientos que tiene provocan unos efectos adversos que causan más daños que beneficios, pueden sobrellevarse con este producto que cada día se consume más.

A continuación, os vamos a hablar sobre algunas de las enfermedades en las que se recomienda el uso de cannabis o de CBD para paliar sus síntomas, eliminarlos o incluso curar:

1. Glaucoma

El glaucoma es la acumulación de presión en el ojo por el bloqueo o retardo del flujo del líquido acuoso. Esta presión provoca ceguera y es la segunda causa más común de ceguera en Estados Unidos. Por ello, vemos que el uso de cannabis para tratar esta patología está tan extendido en el país norteamericano.

El cannabis tiene un efecto antiinflamatorio que ayuda a que el líquido acuoso pueda circular con normalidad al disminuir la presión ocular provocada por el glaucoma.

2. Crisis epilépticas

epilepsia marihuana medicinal

Una de las nuevas aplicaciones de la marihuana medicinal es su uso en crisis epilépticas. Un tercio de los afectado por la epilepsia no responde a los tratamientos convencionales, causando daños severos. Algunas enfermedades como el síndrome de Dravet y el síndrome Lennox-Gastaut se podrían beneficiar de tratamientos basados en CBD puro por su efecto anticonvulsivante.

El Epidiolex GW Pharma (Sativex) es un cannabidiol purificado (CBD) que está en desarrollo para el tratamiento de la epilepsia rara y severa de inicio en la infancia.

Ahora mismo en España está pendiente de aprobación, pero se estima que para junio de este año ya sea un tratamiento para enfermedades que como el síndrome de Dravet provocan crisis epilépticas intratables.

3. Cáncer

Existen muchos estudios que demuestran la eficacia del cannabis en la lucha contra el cáncer. Sobre todo, se han observado mejoras en cánceres como el de mama, reduciendo la agresividad de este e incluso evitándolo. Pues según un estudio de la Universidad Complutense de Madrid, algunos compuestos del cannabis podrían tratar entre el 25 y el 30% de las mujeres afectadas por cáncer de mama. Aunque el estudio se encuentre en la fase pre-clínica, se ha visto el potente efecto antitumoral de esta planta.

Por otro lado, otra investigación publicada recientemente por la Asociación Americana contra el Cancer habla sobre la capacidad del cannabis para inducir a la muerte celular de las células de cáncer de mama.

4. Reduce la ansiedad

Uno de los beneficios principales de la marihuana medicinal es su poder sedativo capaz de relajarnos. Por esta razón, el cannabis está indicado muchas veces como tratamiento contra la ansiedad aunque siempre se haya pensado que tiene el efecto contrario.

El CBD podría ayudarnos gracias a sus propiedades ansiolíticas. Al no contener THC, es una opción no adictiva a los ansiolíticos farmacéuticos que, además, no tiene efectos adversos nocivos para el paciente.

En Brasil, un estudios doble ciego demostró el efecto ansiolítico del cannabis en pacientes con ansiedad social. Aquellos pacientes que tomaron el placebo tuvieron unos niveles de ansiedad muy altos; mientras que a los que se les administró CBD, estuvieron más tranquilos, tuvieron una correcta presión sanguínea y un ritmo cardíaco normal al estar expuestos a situaciones que les provocaba ansiedad.

5. Reduce el progreso de la enfermedad de Alzheimer

Una de las posibles causas del Alzheimer puede que sea la inflamación del tejido neural que se ve en los pacientes que padecen la enfermedad. Esta inflamación se produce por la acumulación de beta amiloide, también conocida como la proteína del Alzheimer.

El último estudio pre-clínico que ha demostrado su efectividad ha sido el de la Universidad del Sur de Florida. En este, se demuestra que el THC en pequeñas dosis puede inhibir la producción de las proteínas beta amiloides. Además, esta proteína provoca una inflamación que la marihuana medicinal podría bajar gracias a sus propiedades antiinflamatorias. Por ello, también se está estudiando el uso de CBD para contrarrestar los efectos de la neuroinflamación y otro síntomas como la ansiedad que presentan algunos pacientes con Alzheimer en etapas posteriores.

6. Alivia el dolor de la esclerosis múltiple

marihuana medicinal esclerosis multiple

La esclerosis múltiple es una enfermedad neurodegenerativa que afecta al cerebro y la médula espinal. El daño, causado por una inflamación, provoca hormigueo, pérdida de sensibilidad y parálisis de las extremidades; además de otros síntomas como fatiga, falta de equilibrio, dolor, alteraciones visuales y cognitivas, dificultades del habla, temblor, etcétera.

Los efectos de la marihuana medicinal están más que demostrados y el Sativex es una evidencia de ello. Este medicamento a base de cannabis se indica a aquellos pacientes que no les han servido otros medicamentos para aliviar los espasmos musculares moderados o graves. En España, es legal y ha ayudado a muchos pacientes a aliviar esos dolores provocados por la espasticidad propia de la esclerosis múltiple.

7. Alivia posiblemente otros tipos de espasmo muscular

Vista la eficacia en la esclerosis múltiple gracias a medicamentos como el Sativex, se ha probado su efectividad en otros tipos de espasmo muscular.

El espasmo muscular son contracciones involuntarias de los músculos que puede estar provocado por enfermedades como la fibromialgia. Los espasmos pueden provocar desgaste muscular, irritación de los nervios, falta de sales minerales y exposición súbita al frío, entre otras cosas.

El tratamiento indicado normalmente suele ser tomar antiespasmódicos, pero el cannabis puede ser una alternativa. Pues los cannabinoides son buenos relajantes musculares que pueden ayudar de forma natural a evitar la rigidez muscular provocada por el espasmo.

8. Disminuye los efectos secundarios del tratamiento de la hepatitis C y aumenta la eficacia del tratamiento

La hepatitis C es una enfermedad viral y contagiosa que afecta al hígado pudiendo originar cirrosis. Existen muchos tratamientos para esta enfermedad pero, sus efectos adversos son muy potentes. Pérdida de peso y apetito, dolores musculares y cuadros depresivos son algunos de los efectos secundarios de tratamientos con interferón. Por ello, el cannabis es un tratamiento indicado para ayudar a pasar estos efectos adversos por ser antimético (evita las náuseas), analgésico, estimulante del apetito y antidepresivo.

Por otro lado, un estudio observacional por investigadores de la Universidad de California en San Francisco (UCSF) ha concluido que el consumo de cannabis puede ayudar también a que el tratamiento de la hepatitis C en algunos pacientes sea más efectivo.

9. Tratamiento de enfermedades inflamatorias del intestino, incluyendo la enfermedad de Crohn

La enfermedad de Crohn es una inflamación del tracto intestinal que provoca dolor en el abdomen y diarrea entre otros síntomas.

Gracias a los efectos antiinflamatorios de la marihuana medicinal, el CBD es un tratamiento con gran efectividad en pacientes que sufren estas enfermedades por su efecto antiinflamatorio.

10. Molestias artríticas

Algunas enfermedades como el reuma, la artritis o la osteoporosis causan al paciente un padecimiento crónico de dolor e inflamación.

Mediante el consumo de marihuana medicinal (especialmente de CBD), el paciente puede experimentar un alivio de ese dolor y una reducción de la inflamación, además de mejorar la calidad de vida del paciente con su efecto sedativo.

11. Discinesias por la enfermedad de Parkinson

El Parkinson es un trastorno del movimiento que provoca problemas de movimiento, rigidez en el cuerpo, temblores y lentitud en los movimientos debido a la poca segregación de dopamina del cerebro.

Al igual que el Alzheimer, se piensa que puede estar provocada por la inflamación del tejido neural. El tratamiento más extendido es el uso de Levodopa, utilizado para suplir esa deficiencia de dopamina; el problema está en que los efectos adversos que tiene son muy fuertes.

El Levodopa provoca discinesias (presencia de movimientos anormales e involuntarios) en muchos de los pacientes que lo toman. Estudios en animales (primates y ratas) han demostrado que el tomar cannabis puede ayudar a paliar estos efectos secundarios en los pacientes que los padecen gracias a su efecto antiinflamatorio y sedante que ayuda a inhibir el dolor y relajar los músculos, evitando de esta forma esos movimiento involuntarios.

Por otro lado, también se está planteando el efecto positivo que puede tener el cannabis en síntomas de etapas posteriores como la depresión, la ansiedad y problemas de sueño.

12. Trastorno por Estrés Postraumático (TEPT)

El Estrés Postraumático o TEPT es un trastorno mental que se sufre tras vivir una experiencia extremadamente traumática y que desencadena en el afectado recuerdos angustiosos y pesadillas que le provocan ansiedad, dolor y estrés.

Estos tres procesos dañinos se procesan en zonas donde actúa el sistema endocannabinoide, así que si activamos este sistema para inhibir a las células, podemos crear el efecto deseado para eliminar estos síntomas producidos por esa experiencia traumática. Además, el efecto sedativo e inhibidor de la sensación de miedo que tiene cannabis ayuda a relajar al paciente, evitando así la ansiedad producida por el TEPT.

13. Elimina pesadillas

Varios estudios han demostrado que el consumo de cannabis antes de dormir aumenta el tiempo de la fase de “sueño profundo”, pero disminuye el tiempo de fase REM (Rapid Eye Movements), ayudando así a dormir de manera más profunda pero sin la sensación de haber tenido sueños. Esto se debe a que los sueños no se recuerdan porque no se generan tantos y por ello no se tienen pesadillas.

Sin embargo, hay que ser consciente del posible efecto rebote REM que provoca sueños muy reales tras dejar de consumir cannabis para dormir.

14. Alivia las náuseas de la quimioterapia y estimula el apetito

La quimioterapia es una tratamiento químico con unos efectos adversos muy fuertes: fatiga, dolor, depresión, náuseas, diarrea, vómitos o pérdida de apetito son algunos de ellos.

Un equipo de investigación del hospital Chris O’Brien Lifehouse de Sydney ha probado en sus pacientes un medicamento a base de cannabis (50% THC, 50% CBD) que demuestra los beneficios del consumo de cannabis para paliar los efectos adversos de pacientes que se están sometiendo a quimioterapia por ser antidepresivo, analgésico, antidiarreico, antiemético y estimulante del apetito.

Además, muchos testimonios aseguran que el cannabis les ayudó a pasar la quimioterapia sin dolor y sin náuseas, respaldando la eficacia de este tratamiento.

15. Ayuda a reducir el consumo de alcohol

Este es uno de los últimos descubrimientos sobre el cannabis. Más centrado en el CBD, se ha descubierto que puede ser un elemento clave en el tratamiento de adicciones como el alcohol y otras drogas.

De hecho, ya algunos estados norteamericanos han llegado a normalizar su consumo hasta tal punto que existen clínicas de desintoxicación a drogas que permiten a los pacientes utilizar cannabis.

No ha habido estudios clínicos al respecto, pero si tanto estudios con animales, como estudios controlados en los que se ha demostrado que el CBD reduce el craving a diferentes sustancias como el alcohol y drogas duras.

Uso de vaporizadores para marihuana medicinal

uso vaporizadores marihuana medicinal

Hay diferentes métodos de consumir marihuana medicinal: mediante cigarrillos hechos manualmente, vaporizadores, con pipas de aguas, infusionada en bebida o comida, en aceites, en sprays, cremas… En la actualidad, encontramos una gran variedad de métodos de consumo de cannabis terapeútico, pero ¿cuál es el mejor?

No todos los métodos son igual de efectivos y/o buenos. La manera más efectiva de consumir marihuana medicinal es a través de las vías respiratorias por diferentes motivos. Uno de ellos es porque podemos percibir sus efectos de manera casi inmediata en comparación con otros métodos como en alimentos infusionados, que pueden llegar a tardar hasta 2 horas en hacer efecto. Por otro lado, para poder extraer todas las esencias, la planta ha de calentarse y generalmente los alimentos con cannabis los ingerimos cuando están fríos por lo que los efectos son aún menores.

Sin embargo, es cierto que no todo son beneficios. Al fumar marihuana se crea la combustión de esta, lo que tiene un gran número de efectos perjudiciales para nuestra salud afectando a nuestros pulmones y vías respiratorias. Además, el humo producido al quemar la hoja seca de la planta de marihuana provoca la reducción del número de alvéolos en nuestros pulmones y puede ser una causa de cáncer entre otras patologías. Todo esto sin mencionar el alquitrán que estamos ingiriendo procedente del papel, filtro, etcétera.

Por ello, si queremos la efectividad del consumo a través de las vías respiratorias, pero sin los efectos adversos de fumar; la manera más saludable y recomendada es mediante el uso de vaporizadores. Este es el método más sano que hay puesto que no se produce combustión. Cuando vaporizamos, simplemente aspiramos el vapor que se genera al calentar la planta, inhalando solo las sustancias que nos interesan.

Es el mismo caso que con el CBD. Se ha demostrado que la mejor manera de consumir esta sustancia es inhalandola con el uso de vaporizadores. Esto se debe a que es el método de absorción más rápido y eficaz, pues con otros productos como los aceites o comestibles solo se asimila un 15% del CBD que consumimos. Es decir, que si tomamos 100mg de CBD, nuestro cuerpo solo asimilará 15mg. Mientras que con productos como e-líquidos, todo el contenido de CBD entra directamente de los pulmones a la sangre, teniendo así mucha más efectividad (entre el 50 y el 60%).

¿Qué es un vaporizador?

Un vaporizador es un aparato electrónico que se utiliza para calentar la marihuana y otras hierbas como té o plantas aromáticas hasta la temperatura necesaria para la evaporación de sus sustancias para nuestro consumo.

Uso de los vaporizadores

El uso de vaporizadores aporta muchas ventajas frente a los típicos cigarrillos liados entre las que podemos destacar, a parte de sus beneficios para la salud: su discreción, portabilidad, facilidad de uso, no produce olores ni mancha las manos, etcétera. Más adelante veremos las ventajas de su uso más detalladamente.

Los vaporizadores se pueden dividir en dos grupos principales, vaporizadores portátiles y vaporizadores de mesa:

  1. Vaporizadores portátiles: son vaporizadores de tamaño reducido, que como su propio nombre indica pueden llevarse a cualquier parte. Incorporan una pequeña batería y pueden usarse en cualquier lugar. Son ideales para personas que les gusta fumar en el exterior, por ejemplo en una terraza al sol o en una excursión a la montaña. Puedes ver nuestras opiniones y un análisis de los vaporizadores portátiles que hemos probado aquí, para nosotros los mejores son el PAX3, FireFly 2 y el PAX 2
  2. Vaporizadores de mesa: los primeros vaporizadores que se fabricaron fueron de este tipo, son de un tamaño más grande y no disponen de batería, por eso han de permanecer enchufados a la corriente. Normalmente la calidad del vapor producido en estos es mayor, ya que suelen tener mayor capacidad para calentar las hierbas. Puedes ver nuestras opiniones y un análisis de los vaporizadores de mesa que hemos probado aquí, el modelo más famoso y más vendido es el vaporizador Volcano.

Nuestra opinión acerca del uso de vaporizadores

Tras recientes estudios se ha demostrado que más de un 17% de la población española es consumidora de cannabis, es un hecho innegable que el consumo de esta sustancia está en aumento, siguiendo las tendencias de países como Estados Unidos, donde cada vez la ley es blanda en su bloqueo y cada vez está más permitido su consumo, sobre todo con fines medicinales. La verdad es que se ha demostrado que con un consumo razonable, sin excesos, no es tan perjudicial para nuestra salud.

El problema radica en los métodos de consumo que usemos, como hemos mencionado anteriormente el consumo a través de cigarrillos liados, el método más habitual en nuestro país, tiene consecuencias muy perjudiciales para nuestra salud, y la mayoría no vienen derivados del consumo de marihuana en sí, sino de los elementos tóxicos inhalados a raíz de la combustión.

Por este motivo, la aparición de los vaporizadores es una buena noticia para los fumadores, que al igual que está sucediendo en Estados Unidos, deberían poco a poco pasarse al uso de vaporizadores para minimizar los efectos dañinos derivados del consumo en su cuerpo.

Para las personas que consumen marihuana estrictamente por sus efectos medicinales, recomendados por un médico, la mejor manera para hacerlo es a través de un vaporizador, a parte de por todas las ventajas anteriormente enumeradas, por la discreción ya muchas veces puede estar mal visto en la sociedad el consumo de esta sustancia.

Puntuación del producto

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE

SE EL PRIMERO EN COMENTAR ACERCA DE ESTE VAPORIZADOR

Escribe tu comentario

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Si quiere saber más acerca de nuestra política de Cookies haga click aquí.

ACEPTAR
Aviso de cookies